Seguidores

domingo

la palabra de Ana Frank ...


Lo que me asombra es no haber abandonado por completo mis esperanzas, que parecen absurdas e irrealizables. Y, sin embargo, me aferro a ellas a pesar de todo y sigo creyendo en la innata bondad del hombre.

1 comentario:

  1. Lo que hay que hacer con la innata bondad del hombre es hacerla nacer de una vez. Un gran beso.

    ResponderEliminar